Nuestros socios:

Pronabec

 

neuvoo-logo

Tu búsqueda de empleo comienza aquí

 

DATE_FORMAT_LC2

 

10 PASOS PARA CREAR UN VIDEOCURRÍCULUM DE IMPACTO

¿Sueles tener mucha suerte captando a tus clientes a través de un currículum vitae que resume tus trabajos?, ¿Crees que exponiendo una cuadrícula con muestras de tus obras anteriores en tu portafolio web lo pones fácil para averiguar quién eres, qué haces y cómo trabajas?. Seguro que en menos de un par de minutos podrías responder estas tres preguntas clave. Pero a continuación verás no sólo cómo responderlas sino también cómo, sin moverte de casa y con muy pocos recursos, puedes elaborar un videocurrículum que no dejará indiferentes a quienes te encuentren en la red. Crear y publicar un vídeo es mucho más fácil de lo que parece, y el proceso sigue simplificándose a medida que pasa el tiempo.

Aquí tienes 10 consejos que te servirán de guía para preparar tu videocurrículum:


1. Refleja tu personalidad: Un vídeo refleja mejor que un papel cómo eres y, sobre todo, rompe una barrera que de otra manera permanece en incógnito hasta la primera reunión con el cliente: cómo te desenvuelves.

2. Empieza el vídeo por el final: Lo mejor del soporte audiovisual es la libertad que ofrece para expresar lo que quieras como quieras. Puedes contar una historia, enseñar tu oficio, mostrar tu experiencia… y ante tantas posibilidades, seguramente te preguntarás por dónde empezar.

Lo cierto es que no hay un método universal, pero una buena manera de empezar tu vídeo es por el final. Y no el del vídeo. El vídeo contiene tu mensaje pero al final, al otro lado de la pantalla,

¿quién lo va a recibir? ¿Tiene la misma experiencia que tú el usuario que está viendo el vídeo?.

3. Define a tu destinatario: Definir quién y cómo será el destinatario de tu presentación, esto te dará pistas sobre qué podrías incluir y sobre todo cómo expresar esa información. Por ejemplo, ¿es relevante que lo que explicas sea comprendido por un niño de 5 años?, ¿o solamente por especialistas de tu campo?.

4. Enfoca el mensaje a tu destinatario: Enfocar tu mensaje a un grupo concreto puede facilitar que sea mejor comprendido por aquellos que formen parte de tu objetivo. Sin embargo, ten en cuenta que un mensaje más simple llegará a un público más amplio, pero este público se irá reduciendo a medida que lo que transmitas resulte más específico. Dependiendo de tu caso, ¿qué te puede resultar más beneficioso?, ¿una mayor exposición? y ¿un enfoque más concreto?, Ponte en el lugar de tu destinatario para responder a estas preguntas.

5. Sintetiza: Si sabes a quién te diriges, podrás intuir el nivel de detalle y los datos que incorporarás a tu vídeo de presentación. Ten en cuenta que no se trata de volcar la información de tu currículum vitae o enumerar tus trabajos anteriores; el medio da para mucho más. Además, siempre podrás facilitar el acceso a información más detallada mediante, por ejemplo, un enlace a tu página web donde sea posible seguir descubriendo más sobre ti.

Recuerda las tres preguntas básicas del primer párrafo: ¿Quién eres?, ¿Qué haces?, ¿Cómo trabajas?, ¿Qué es lo esencial?… Ve al grano. Reduce la información a lo más importante, a las 3 o 4 ideas destacadas que quieres que perduren después del visionado.

6. Expresa el contenido: Una vez tengas preparado el contenido de tu presentación, llega la parte más interesante: ¿Cómo lo expresarás?. Piensa que aparecer en pantalla en tu vídeo de presentación es importante porque rompes la barrera del impersonal texto escrito de un currículum vitae y lo conviertes en una persona real, con cara y con ojos. Pero no es suficiente con mostrarse en vídeo.

Miles de personas son capaces de sentarse delante de la cámara en su despacho o dormitorio y narrar un texto memorizado, pero eso no necesariamente lo hará memorable. Recuerda cuidar tu discurso. No estás dirigiéndote a una cámara, estás dirigiéndote directamente a cada persona que verá tu vídeo. No temas equivocarte. El toque humano añade calidez y cercanía; hasta las empresas a veces se dan cuenta de ello y dan la bienvenida al humor y a la imperfección. Por supuesto que no será aplicable a todos los casos, pero tampoco es imprescindible que trates de comportarte como un presentador de televisión. ¿Cómo impactar?, por dos aspectos claves: atención y originalidad.

7. Mantén la atención: Tu espectador no estará necesariamente concentrado en hacerte caso. Estás luchando contra una marea de otras pestañas del navegador llenas de nuevas notificaciones entrantes. Dispones de unos segundos para dar a entender que el visionado de tu vídeo vale la pena. La duración total es relativa, puedes explicarte en treinta segundos o en un par de minutos. No persigas un tiempo concreto pero evita un tiempo excesivo. Si al ver el resultado no quedas convencido por el ritmo; repite cambiando lo que no te gusta y hasta puedes repetir tomas e ir haciendo ajustes a lo que grabas para que se acerque más a lo que buscas.

8. Sé original: En el fondo, la cuestión es si tu vídeo enriquece a aquel que lo ve de algún modo sea con información, con una idea interesante o con una sonrisa.

Así, “ser original” no se limita a “hacer algo diferente”.

Debes trabajar estas 2 preguntas: ¿Cuál es la manera más previsible de plantear tus ideas en vídeo? y ¿qué es lo que nadie se esperará que vaya a suceder?. 

Puedes jugar con la sorpresa, y en función de la información que planteas y tus objetivos encontrarás infinidad de maneras de presentar tus ideas. Busca ejemplos de aquellos vídeos que te gustan para encontrar tu propia “voz creativa”; tú mismo descubrirás las propuestas que funcionan y las que fallan, además de que podrás combinar esas ideas con tus propios gustos.

9. Pónselo fácil al usuario: Volvamos al mismo sitio por el que hemos empezado: El Final. Porque tu vídeo de presentación no termina al finalizar la reproducción. Ahora es precisamente cuando empieza aquello por lo que realmente lo haces, el contacto. Está en manos del usuario tomar la decisión de visitar tu página o enviarte un correo, pero recuerda: Pónselo fácil. Puedes incluir un título de texto al final o a lo largo del vídeo, incluir los enlaces pertinentes en la descripción y recordar al espectador que tiene esa posibilidad de acceder a ti (y a tus servicios) si está interesado.

También puedes darle una vuelta de tuerca. Todo el mundo pondrá su correo y su web en su vídeo… ¡pero hay más recursos! Por ejemplo, las anotaciones de YouTube te permiten jugar enlazando directamente en el vídeo a otros vídeos: ¿Te imaginas hacer un vídeo de introducción que enlaza al final con otros cuatro vídeos que exponen las cuatro líneas de servicios que ofreces?. La imaginación es el único límite.

Cuando vemos botones y movimiento la tentación de hacer click es muy grande, y la probabilidad de retener la audiencia también, además de que YouTube te permite estudiar las estadísticas y ver qué contenidos interesan más.

10. Cumple tu objetivo: Para acabar, voy a darte una recomendación más. Busca una forma creativa de contar aspectos técnicos aburridos. Lo importante de tu vídeo es que cumpla con su objetivo particular. Seguro que tú también tienes muchas cosas que contar. Lo único que se interpone en el camino entre tú y tu vídeo de presentación es una cámara, un ordenador y unas horas de tu tiempo.

 

Tomado de: https://www.socialancer.com/crear-videocurriculum-impacto/


 

 
Ubícanos Contáctanos Síguenos
Av. La Cantuta s/n Mz. A Lote 3
Complejo Qhapac Ñan
Cajamarca, Perú
(51-76) 369438
(51-76) 366961
informes@becascajamarca.com